INICIO > BRUTAL MAG

OLIVIER MARIA, RACE ACROSS FRANCE 2022

OLIVIER MARIA, CARRERA A TRAVÉS DE FRANCIA 2022

El 18 de junio, Olivier partió para enfrentarse a la RAF por segundo año consecutivo. Ferviente partidario y consumidor de nuestros productos Holyfat, esta travesía de Francia es tanto más significativa para nosotros cuanto que Olivier la realiza con una dieta cetogénica. Una gran demostración de la eficacia de los lípidos para los deportes de (ultra)resistencia.

Reviva su epopeya en este conmovedor artículo Ma Race Across France 2022: passer entre les gouttes, deOlivier Maria, que puede encontrar en su sitio web Low-Carb Frenchie.

"El año pasado, cuando llegué a Le Touquet después de pedalear 2.500 km, mi primera frase fue "nunca más". La aventura había sido tan hermosa, pero también tan difícil. Y luego pasaron los meses, los amigos compartieron fotos, se volvieron a inscribir, y la organización anunció que la ruta cambiaba de dirección para empezar este año en el Norte y terminar en Mandelieu, en la costa mediterránea. No sé si fue mi memoria selectiva la que me hizo pensar sólo en los momentos alegres y olvidar las dificultades, pero inscribirme en la carrera de larga distancia era una opción obvia para mí.

Este año partía con pocos kilómetros en las piernas (5000), debido a una primera parte del año más orientada a la carrera y cuando empecé, pensé ingenuamente que la experiencia del año pasado me permitiría llegar a la meta sin demasiados problemas al precio de noches cortas y largas horas en el sillín. Pero no contaba con un tiempo muy malo durante toda la carrera y un recorrido ligeramente modificado que no dejaba mucho respiro al cuerpo y a la cabeza.

Sin embargo, las primeras horas de la carrera se vieron muy facilitadas por un viento a favor que nos impulsó hacia Picardía y luego hacia Normandía. Todavía estaba a una media de 30 km/h después de 3 horas. Pero las tormentas que se acercaban en la distancia borraron la emoción de los primeros kilómetros. En medio de la noche, íbamos en bicicleta bajo una intensa lluvia, los relámpagos iluminaban el infinito para caer no muy lejos de nosotros. El cielo embravecido me mantuvo despierto con facilidad y no pegué ojo. A las 3.15 horas pasé por el Puente de Normandía, que tantas angustias me causó el año pasado cuando las ráfagas de viento casi me lanzaron a la carretera atravesada por estos gigantescos monstruos sobre ruedas. A esta hora está desierta. Por fin amanece, pero la lluvia sigue con nosotros. Me complace ver que mi chubasquero es impermeable, pero aún no me doy cuenta de que rodar durante tantas horas con los pies mojados va a ser muy problemático para el resto de la aventura.

Por fin sale el sol y llego al Mont-Saint-Michel (km 474) a las 13:30 horas. Siento los primeros síntomas de fatiga y me echo una siesta de 8 minutos antes de volver a salir. Continúo hacia St-Malo antes de iniciar mi larga diagonal hacia los Alpes.

Sábado 18 de junio, 18.31 horas. Es hora de partir de nuevo para una semana de aventuras.

Antes de la salida, me había propuesto recorrer 400 km en intervalos de 24 horas antes de llegar a los Alpes. Después de un giro del dial, mi contador marca 588 km. Me doy cuenta de que he tenido un comienzo rápido pero sigo adelante. Llego al punto de control del km 655, en Quelaines-Saint-Gault, en Mayenne, a las 21.45 horas. Duermo allí dos horas y media antes de volver a salir a las doce y media de la noche. A diferencia del año anterior, hay dos bases de vida en la ruta entre Le Touquet y los Alpes. Aprovecho la comodidad de los catres interiores para recuperar fuerzas durante las dos primeras noches. Llego al CP2 de Gueugnon (km 1122) el lunes a las 23:21 y salgo 3h30 después.



Esperaba que los primeros días me permitieran hacer kilómetros fáciles para llegar "fresco" a los Alpes, pero no fue así: el nuevo recorrido era mucho más accidentado y, por tanto, más difícil. Las líneas rectas hasta donde alcanza la vista, dispuestas como una montaña rusa, hacen mella en la mente. Casi no hay comercio en el horizonte durante dos días. Un termómetro que sube cada vez más. Los Montes del Lyonnais, luego el Ain, aquí estoy por fin en Saboya, a orillas del Lago del Bourget. 19h30, la travesía de los Bauges como calentamiento y aquí estoy por fin en los Alpes, al pie del muy exigente Col de la Colombière. Me doy cuenta de que mi chubasquero ha desaparecido. Afortunadamente aún tengo mi chaqueta de plumas, esperemos que no llueva mucho en los Alpes. Sigo subiendo en la oscuridad de la noche hasta llegar a la cumbre a las 2 de la madrugada. Me echo una siesta de 10 minutos en la cima para iniciar el descenso con total seguridad.

Ya es de noche y el valle del Arve entre Cluses y Sallanches es interminable. Todavía hay que subir 500 metros para llegar a la base de Megève, llueve mucho y las pendientes son a veces terribles, casi demasiado para mi 36×34. Finalmente llego a Megève a las 5 de la mañana, bien entrada la madrugada. Sólo la idea de un refugio y una cama cómoda me dio la fuerza necesaria para seguir hasta allí. Tengo que dormir y disfruto de una buena ducha caliente antes de cerrar los ojos.


9h30. Estoy ante las puertas del Intersport de Megève para su inauguración. Me voy con un chubasquero por 17,99€, me será de gran utilidad hasta la meta. Mientras me pongo de nuevo en marcha, pienso febrilmente en los monstruos de granito a los que me enfrentaré durante dos días. Les Saisies abre la bola, luego el Cormet de Roselend antes de comenzar el gigantesco Iseran y sus 2770m de altitud. Tras unos kilómetros de ascenso, una terrible tormenta se abate sobre mí. El camino se convierte rápidamente en un torrente que se precipita por la pendiente mientras yo hago lo que puedo para ir contra la corriente. Por suerte, este episodio no dura mucho. No veo el mensaje de la organización pidiéndome que me detenga y continúo la larga subida: llego al puerto a las 19.30 horas. Km 1657, 4 días y 1 hora de carrera. Unas cuantas fotos y es hora de volver a bajar, donde las temperaturas son más suaves. El descenso es largo pero me permite respirar un poco. Antes del siguiente paso, la travesía del valle de la Maurienne es interminable - y pensar que el año pasado lo hice en dirección a la subida...

Llegando a St-Michel-de-Maurienne a las 22:30, comienzo la subida de 850m del Col du Télégraphe. Mis pies, a los que les ha llovido demasiado desde la salida, se están resintiendo tanto que me resulta imposible pedalear. De hecho, mis suelas se han hinchado por el agua hasta formar grietas de varios milímetros de profundidad. Estoy en un estado de perdición, pedaleando con los pies fuera de las zapatillas cuando Hugues, mi compañero del equipo Ultra, se acerca a mí. Aprieto los dientes y aguanto para terminar esta subida, pero es muy larga. Llegamos a Valloire alrededor de la medianoche, con cuatro ciclistas. Una noche muy corta en la terraza de un restaurante antes de emprender la subida al Galibier hacia las 3 de la madrugada. Mis suelas se han desinflado ligeramente. Tenemos la montaña para nosotros y la subida es agradable. Está fresco, el silencio nos rodea. Cumbre a las 5 de la mañana, primera luz, magnífica vista.


La calma de este primer ascenso no sugiere la brutalidad del día que se avecina. El Col de Sarenne a Alpe d'Huez y luego el Glandon en la ola de calor son extremadamente difíciles. Sufro mucho. Además, las irritaciones del sillín que aparecieron el segundo día todavía no me dejan ir. Vacío los tubos de crema y aprieto los dientes para avanzar.

En la bajada del Glandon, veo a lo lejos ciclistas parados, una bicicleta en el suelo. Me temo lo peor. A lo lejos reconozco a los dos participantes que van juntos, a los que he visto a menudo desde la salida y con los que subí el Galibier anoche. Me detengo junto a ellos: "¿estás bien? - No, me he roto la clavícula...", me sorprendo. Estoy en shock.

Todo puede acabar en una fracción de segundo de falta de atención o de mala suerte. Veinte minutos después, paso por delante de la ambulancia que sube como una furia, con todas las sirenas encendidas.

Me cruzo con Eric en el Col du Grand Cucheron, mientras rodeamos Belledonne antes de llegar a Grenoble. Nos conocemos. Los 1.000 km son su primer ultra y lo está pasando mal. Ambos nos motivamos para seguir adelante mientras el termómetro está en lo más alto. Es entonces cuando me dice: "¿Has visto que ha habido una muerte?"

Una hora antes, recibimos un mensaje de la organización comunicándonos la noticia. Un hombre había muerto, atropellado por un conductor que seguía recto en una rotonda de Mâcon. Era el miércoles 22 de junio. Tenía 56 años y no había pedido nada a nadie, salvo montar en bicicleta.

No había visto el mensaje. Me quedé sin palabras.

En ese momento, comprendí que la carrera tal y como la había concebido desde el principio había terminado. Que la falta de sueño, que es nuestro rival más duro, no puede justificar que nos pongamos en peligro. Que un hipotético puesto en una clasificación que nadie recordará o dos horas más en una contrarreloj no pueden autorizar el más mínimo riesgo.

Acordamos con Eric dormir en un hotel de Grenoble, pero lo pierdo en otra feroz tormenta. Intento encontrar sus coordenadas en vano. Espero que esté bien.

Llevamos cinco días fuera y la primera comida la hago sentado. Estoy frente al supermercado Proxi, en la acera, solo con mi ensalada enlatada y mi Coca-Cola Zero. Desde la salida, he tomado todas las comidas en la bicicleta para no perder tiempo. El agarre mental del cronómetro que nunca se detiene me pesa. Los trágicos acontecimientos de los que fui testigo también me pesan. Llego al hotel en las afueras de Grenoble y finalmente comparto habitación con Hugues. Una buena ducha, una cama cómoda: cierro los ojos y me duermo enseguida hasta que suena el despertador a las 4 de la mañana del día siguiente. Afuera está lloviendo a mares. No quiero, ya no puedo montar en la lluvia. Mis pies no me dejan.

Salimos de nuevo a las 6 de la mañana, cuando la lluvia ha cesado, para cruzar el Vercors. Las Combes Laval son tan majestuosas como siempre, y este año vuelven a estar en mi lista de los paisajes más bellos de la ruta. Después de haber estado atrapado en una terrible tormenta durante 5 kilómetros, llegué al CP de St-Jean-en-Royans a las 11 de la mañana. Me había jurado a mí mismo que me detendría a la menor lluvia, pero la llamada del CP era demasiado fuerte. Al menos puedo ponerme los calcetines secos que dejé en mi bolsa.

Decido no detenerme por mucho tiempo. Cuando me pongo en marcha de nuevo, no encuentro el ordenador Garmin que tenía en la mano 5 minutos antes. Me da pánico. Toda la base de la vida se agita con los voluntarios pero no pasa nada. Incomprensible. No sé qué hacer y decido irme con Komoot en mi teléfono, pero Simon, que acaba de rendirse, se ofrece a prestarme el suyo para terminar. No puedo creerlo. Le debo mi final y me pongo en marcha de nuevo.

Sé que el final del curso será muy difícil. El calor de la Provenza, la carretera que nunca vuelve a ser plana... Además, sufro una tendinitis en el talón de Aquiles izquierdo que actúa como un dolor difuso que vuelve a despertar cada vez que vuelvo a pedalear tras 2 minutos de parada. Esta lesión añade una dificultad de la que podría haber prescindido para el sprint final de los últimos 500 kilómetros. Cuando me desperté al día siguiente de la llegada, ya no podía caminar.

El día pasó y a las 21:00 horas estaba al pie del Ventoux. Sé que tardaré 3 horas en subir y que llegaré a la cumbre a medianoche. Me encuentro con varios participantes durante la subida y terminamos con Pierre. Hablar es bueno para mí. Tenemos el gigante de la Provenza para nosotros, el espectáculo es mágico. La bajada está helada incluso con todas mis capas y mi collar puestos. La pendiente hacia Bedouin es muy pronunciada y tomo todas las precauciones para mantenerme en la moto. El descenso es largo. La aproximación a la base de Bed n Bike en Mormoiron también es larga, pero finalmente llego. Me encuentro con Álvaro, fundador de Holyfat, que al día siguiente completará con éxito los 1000 km.

Intento dormir fuera pero estoy congelado en mi chaqueta de plumas. Me pongo en el suelo, entre los ciclistas, la comodidad es inexistente y duermo muy mal. El despertador suena a las 4 de la mañana. Abro la puerta de los aseos y me encuentro cara a cara con Simón, con la cara sangrando, siendo atendido por una enfermera. La escena me vuelve a sorprender. Hemos montado juntos durante mucho tiempo durante los primeros días y Simon no se ve bien. Se cayó en el descenso del Ventoux. Una semana más tarde, todavía no me doy cuenta de que finalmente terminará la carrera unas horas después de mí con un valor que va más allá de las palabras.

En el último día, sigo luchando contra el dolor en el talón, que cada vez es más invasivo. El terreno es difícil, plano y cuesta arriba durante 200 km. Las gargantas del Verdon en la ola de calor son agotadoras y los coches que adelantan sin respetar la distancia de seguridad me vuelven loco, sobre todo después de todo lo que ha pasado en los últimos días. Me digo a mí mismo que ésta es mi última carrera de ultrafondo. Ya veremos.

Las dos o tres últimas pasadas son largas porque la cabeza ya está en la meta, pero todavía hay que pedalear. Los últimos falsos llanos antes del descenso a Grasse y Mandelieu parecen interminables. Me encuentro por casualidad con mi colega Alexis, que está realizando una gran actuación para sus primeros 500 km. Recorremos juntos los últimos kilómetros.

Finalmente termino un poco después de las 10 de la noche del sábado, después de unos 7 días y 3 horas de carrera.



Cuando dejo la moto, se mezclan muchos sentimientos en mi cabeza. Por supuesto, estoy contento de haber terminado esta carrera, por lo que la mandíbula fuerte se ha cerrado en más de un competidor. Cruzar la línea de meta es haber vencido tantas trampas que es un logro en sí mismo.

También estoy orgulloso del tiempo que me tomé. Casi 15 horas menos que el año pasado, aunque físicamente estaba menos fuerte, mi corta experiencia fue mi principal aliado. Me sobran 3 horas para hacer menos de 7 días como quería hacer antes de la salida, pero sinceramente no sé si hubiera conseguido borrarlas.

Esta edición estuvo marcada por la muerte de un competidor y por demasiadas caídas y lesiones. Necesitaba distanciarme de la pura actuación. Cuando me pregunté qué podía justificar el ponerse en peligro para correr, no encontré las respuestas. Al igual que estos magníficos paisajes que atravesé en tal estado de cansancio que no aprecié el más mínimo centímetro cuadrado de ellos. Al igual que el Mont Saint Michel, el Château de Chambord o el Lac de Roselend, que pasé sin detenerme para no perder tiempo.

Participar en una carrera de ultradistancia significa atravesar muchos paisajes a una velocidad increíble. Significa sentir cómo cambia el terreno con cada giro de la rueda, despertarse en el Loira para dormirse al día siguiente al pie de los Alpes. Pero también es acostumbrarte a tu nuevo entorno que tienes que despedirte sin disfrutarlo realmente. Participar en una carrera de ultradistancia significa aceptarlo.

Es decirse a uno mismo, la próxima vez que me suba a la moto, no haré la carrera pero me tomaré el tiempo.

Me gustaría dar las gracias al Team Ultra por el apoyo y a Van Rysel por la moto, ¡con la que he disfrutado mucho!"

@lowcarbfrenchie

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.